Redes sociales

”twitter” ”instagram” ”facebook” ”telegram”

Análisis Super Game Boy: juegos de Game boy a todo color en tu Super Nintendo!

Super Game boy: ¡la Game Boy en tu televisión a todo color!

Analizamos este periférico que permitía usar nuestros cartuchos de Game Boy en la Super Nintendo y jugar a ellos en color y por la televisión. Además tenía juegos que aprovechaban sus características y añadían color a los juegos monocromos de la Game Boy.

Producto oficial de Nintendo, aparece en 1993 en estados unidos y un año más tarde en Europa. 
Era una solución para poder jugar a los juegos de Game Boy en la televisión y aprovechaba las características de la Super Nintendo añadiendo una paleta básica de colores a los juegos, aunque se programaron juegos específicos con compatibilidad a 256 colores, que mejoraban los juegos al ponerlos en este adaptador.

Las ventajas son múltiples, ya que también jugaremos con los mandos de la super nintendo, y los juegos multijugador de game boy serán más cómodos de usar ya que evitamos tener que cablear las dos game boy con el cable link.

Dentro de la caja venían el adaptador y papeleo vario, un poster y el manual de instrucciones:


Así queda montado en la super nintendo:


El primer juego que presumía de su compatibilidad y mejoras extra fue el Donkey Kong. Una suerte de remake de la saga clásica recreativa de Nintendo, que expandía su jugabilidad enormemente con muchísimas pantallas, con una jugabilidad mejorada, es un juegazo muy recordado y muy largo, y al conectarlo al Super Game Boy ofrecía gráficos a 256 colores.


De hecho se usó en la publicidad de la época como gancho para vender el aparato.
Otro título que valía mucho la pena usar en el Super Game boy es el Donkey Kong Land.


Este juego era muy avanzado técnicamente, usando gráficos pre-renderizados ASM como su hermano mayor de Super Nintendo, y en una Game Boy se hacía muy confuso gráficamente no se distinguía del todo bien el personaje con los escenarios pero al usar el juego en el Super Game Boy se mejoraba el problema y su experiencia de juego era más satisfactoria.

En cuanto a las opciones de personalización del aparato, podíamos cambiar las paletas de colores de los juegos:

 

 
Y cambiar el fondo de pantalla:

 
 
 

También podíamos cambiar el tipo de control a A o B según nuestro gusto:


En resumen vale la pena comprar un adaptador Super Game Boy, porque su experiencia a día de hoy es muy gratificante y jugar a los juegos de Game Boy a color (con sus limitaciones claro) en la televisión, es un puntazo.

No hay comentarios