¿Cómo han evolucionado los portátiles gaming?

¿Cómo han evolucionado los portátiles gaming?


portatil gaming

 

La evolución de los portátiles Gaming


Repasamos los portátiles diseñados específicamente para jugar a videojuegos.

La elección de un ordenador gaming dedicado para jugar depende de muchos factores. No todos los portátiles gaming son iguales, hay gamas y categorías que harán que los videojuegos vayan más fluidos o peor, dependiendo sobre todo de la tarjeta gráfica que incorporen. Saber elegir y comprar un portátil gaming no es fácil y en este artículo repasamos unos cuantos conceptos básicos para facilitar la elección.

Los ordenadores portátiles a día de hoy son un producto muy popular. Encontramos ordenadores portátiles de diferentes gamas y categorías que se ajustan a nuestras necesidades concretas según lo que hagamos o requiramos: si queremos un ordenador para ofimática, compraremos un portátil de entrada básico que cumplirá técnicamente su función; si queremos un ordenador ultraligero que pese 1 kilo, deberemos comprar un ultrabook, etc.

La elección del ordenador portátil depende del uso y que técnicamente cubra nuestras necesidades concretas.

Cuando buscamos un ordenador para jugar, normalmente por tradición los gamers (gente entusiasta de los videojuegos) siempre se han decantado por comprar torres de ordenador (desktops). El porqué es muy simple: las torres de ordenador son más potentes que los portátiles, llevan procesadores de gamas más altas, más rápidos, memoria RAM más rápida, más posibilidades de ampliación, y sobre todo por la tarjeta gráfica.

La tarjeta gráfica es el elemento fundamental para jugar a los videojuegos de forma más o menos fluida. Si tenemos una gráfica integrada o de gama baja, los juegos no irán del todo fluidos, nos darán menos FPS, irán a bajas resoluciones, etc. Si tenemos una buena gráfica el juego tirará mejor, a más velocidad, más resolución, calidad más alta.

Los ordenadores portátiles estándar que no están pensados para gaming no están preparados para soportar los videojuegos de forma fluida. Eso no quiere decir que no lo ejecuten; lo harán pero se configurará el juego al mínimo para que vaya de la forma más fluida dentro de las posibilidades. Eso se debe a que la tarjeta gráfica de los portátiles es una gráfica integrada dentro del procesador, ya sea de Intel o de AMD. Tanto una como otra tienen un rendimiento similar. Si queremos tener una gráfica que no comparta la memoria RAM debemos comprar un ordenador con tarjeta gráfica dedicada, ya sea de la compañía Nvidia o ATI.

Dentro de las gráficas dedicadas, hay gamas. Pensar que por tener una tarjeta de 2GB dedicadas vamos a conseguir una experiencia de juego fluido es un error.

Para jugar necesitamos una buena tarjeta gráfica, que su procesador sea rápido. Las más comunes para juegos son las Nvidia Geforce GTX, aunque otra vez, dentro de las GTX tenemos varios modelos, de menos potentes a los más potentes del mercado, pasando luego a las gráficas superiores de nvidia llamadas RTX.

De las GTX tenemos la 1050 que es la básica de la gama, nos sirve ya para jugar aunque sin muchas pretensiones, pero podremos ya cargar los juegos y funcionarán medianamente bien, es un buen comienzo. Si queremos una experiencia de juego superior debemos irnos a las gtx 1060, que lo llevan los portátiles de 1.300-1.400 euros o más. Las gamas superiores son las gtx 1070 / 1080 que lo montan portátiles de gaming gama alta que alcanzan los 1.800-2000 euros.

Del precio del portátil no solo depende la tarjeta gráfica sino otros elementos: el teclado, que sea mecánico, la tarjeta de audio de alta calidad, la pantalla que será a más de 60hz... son todos los detalles y el hardware específico para jugar que lo hace un producto más o menos caro. Como veis, hay presupuestos para todo tipo y dependerá de nuestra elección y del nivel de exigencia que queramos a la hora de jugar a los videojuegos con más o menos calidad.

La evolución que ha habido en los portátiles de gaming es enorme en los últimos años. Las primeras tarjetas gráficas dedicadas para juegos solían tener sólo 64 MB de memoria, en los portátiles de principios de los 2000. Existen portátiles retro con gráficas dedicadas pero sólo sirven para juegos de ms-dos, ya que el sistema operativo que soportaban era windows 95 / 98, aunque juegos en 3D primigenios de la época de windows los movían con mayor o peor fortuna, por lo que se suelen usar para retrogaming en juegos de MS-DOS poco demandantes.

Las gráficas de esa época de principios de los 2000 eran auténticas cafeteras: se calentaban muchísimo y acababan quemándose dando errores gráficos.

Por suerte ya a principios de la primera década de los 2000 muchos portátiles ya empezaron a especializarse ofreciendo máquinas más robustas y con mejor sistema de refrigeración, chips gráficos de portátil más optimizados, más memoria dedicada... es una indústria aún joven con mucho futuro por delante, sin duda.

Si os ha gustado el artículo, compartirlo en vuestras redes sociales!

No hay comentarios