Playdate, la videoconsola de tamaño reducido y jugabilidad retro que llega en plena revolución gráfica


 

playdate videoconsola retro

Un viaje en el tiempo. Esto es lo que propone el desarrollador de videojuegos Panic Button con el lanzamiento de Playdate, la pequeña videoconsola de corte retro que llega para darle un toque de desenfado al panorama. Con el gusto por bucear en épocas pasadas consolidado en la industria, estamos ante un dispositivo perfecto para rememorar horas de entretenimiento a base de pocos recursos.

Aunque el estreno de Playdate estaba previsto para el año 2019, el azote de la pandemia y algunos contratiempos relacionados con la batería hicieron que la fecha se retrasara hasta el pasado dieciocho de abril. Se trata de un dispositivo que se presenta bajo un diseño compacto -cabe en la palma de una mano- en el que resaltan fundamentalmente tres aspectos definitorios: una estética que recuerda a las primeras Game Boy, un menú de botones bien calibrados y una pantalla en blanco y negro que recuerda mucho a las de antaño.

En plena era de videojuegos hiperrealistas, Playdate pone el contrapunto a la alta definición de una manera descarada, con una pantalla de 2,7 pulgadas que integra un panel LCD con 400 x 240 píxeles de resolución. Además, se permite el lujo de prescindir del color, por lo que la nostalgia ocupa un lugar predominante en la propuesta. En cuanto a los resultados que todo esto provoca a la hora del juego, es de justicia señalar que son características más que suficientes para que no haya decepciones, teniendo claro que el usuario aquí no busca fotorrealismo.

Sus 173 píxeles por pulgada y una interfaz exacta hacen posible que todo lo que aparece en pantalla sea perfectamente legible. La cuidada estructura de sus animaciones se encarga del resto. Eso sí, el movimiento de los juegos se produce a treinta fotogramas por segundo, pudiendo llegar en ocasiones a los cincuenta, por lo que el placer de lo vintage está asegurado. En un aspecto más técnico, el dispositivo integra un procesador de 180 MHz, una memoria RAM de 16 megas y un almacenamiento de 4 gigas. Números muy oportunos para este tipo de concepto. El punto más desfavorable tal vez sea la falta de retroiluminación de la pantalla, que necesita de luz ambiente para visualizar los juegos de manera correcta.

El hardware en Playdate tampoco defrauda. De entrada, tiene un formato cuadrado de 76 x 76 milímetros con esquinas redondeadas y 86 gramos de peso, por lo que la manejabilidad es un valor añadido. El frontal trae consigo una cruceta y un par de botones circulares al más puro estilo noventero, dotados además de una pulsación muy precisa. Ahora bien, si hay algo en esta consola que llame especialmente la atención es sin duda la manivela que incorpora en su lateral derecho. Se trata de un apéndice que sirve es imprescindible en el control de determinados juegos, aunque también puede funcionar de manera accesoria en otros títulos.

Los juegos para Playdate no podrán adquirirse en ninguna tienda física, y es que el desarrollador ha preferido ir alojándolos en la web de una forma progresiva. La compañía ofrecerá dos juegos gratuitos a la semana durante tres meses, aunque los usuarios también cuentan con la opción de poder crear los suyos propios y ponerlos a disposición de los demás jugadores. En este escenario se espera que la diversidad de géneros sea otro de los atractivos, aunque los planes de Playdate pasan por reservar un hueco especial a los juegos donde el azar desempeñe un papel protagónico.

Es en este aspecto donde Panic Button tratará de emular el nutrido repertorio que con el paso de los años han logrado implantar aquellos entornos digitales de primer nivel en los que el factor suerte es pieza indispensable, como pueden ser una plataforma tipo Steam, un casino en directo o una web especializada en minijuegos de esta índole. No en vano, la industria de los casinos online es especialista en cosechar títulos sumamente entretenidos, provistos de una alta jugabilidad. El abanico en ellos es muy extenso, y es que además de proponer juegos basados exclusivamente en slots, póker, ruleta o blackjack, también ofrecen aventuras gráficas que beben un poco de todos ellos. Habrá que estar atentos a la estrategia de Panic.

De momento, la compra de Playdate incluye un par de juegos en la memoria: ‘Casual Birder’ y ‘Whitewater Wipeout’. En el primero de ellos habrá que encarnar el rol de un fotógrafo de aves, mientras que en el segundo se plantea un recorrido surfista de corte arcade.

Por lo que respecta a la conectividad, el dispositivo cuenta con WiFi, necesaria para descargar juegos y actualizaciones, y con Bluetooth, aunque este de momento se encuentra desactivado. El precio de la videoconsola es de 179 dólares y esta sólo está disponible en la página web de Panic Button.