viernes, 23 de marzo de 2018

Retro análisis: Sonic 3. ¿El mejor Sonic para la megadrive?


 El otro día estuve rejugando un poco al Sonic 3 para la Megadrive. Hacía tiempo que no lo jugaba en profundidad así que le dí una partida a fondo, y este es mi análisis personal.

Yo tuve el Sonic 3 en la época. Lo compré en un vídeoclub de liquidación, creo que me salió por 1.000 pesetas, allá por el 95.

Nunca fue mi sonic preferido. Siempre tuve más cariño al primer Sonic porque lo tuve también de pequeño y lo exprimí a tope, pero sobre todo el Sonic que me gustaba más era el 2.

Sonic 2 mejoraba el primero y añadía muchas novedades jugables, nuevos personajes, en definitiva un Sonic más redondo y completo que me encantaba. 

¿Quién no flipaba con el Super Sonic al conseguir todas las gemas? Y más aún en plena época de Dragon Ball Z...

Sonic 3 salió ya en el 94, a mitad de vida de la megadrive; no en su ocaso pero sí era de los títulos más potentes de la época para la consola, en su época de máximo apogeo y competitividad contra la Super Nintendo.

Sega debía de echar toda la carne en el asador, teniendo en cuenta que habían ya sistemas de 32 bits en el mercado, y la Super Nintendo estaba siendo exprimida al límite con títulos como el Donkey Kong Country que si no había salido ya, poco le faltaba.

Así que nos presentan un Sonic espectatular, sobre todo a nivel técnico. Un Sonic muy potenciado y sobre todo con unos mapas mucho más grandes, tanto que incluso graba partida el juego para que puedas continuar jugando más adelante.

Hablamos del Sonic más grande creado hasta la fecha. 

El juego introduce también otro personaje que luego Sega exprimiría en la franquicia de los Sonic, se trata del personaje de Knuckles, que en Sonic 3 es enemigo de Sonic porque le roba las gemas al inicio del juego.
A ello le sumamos el archi-enemigo de Sonic el Dr. Robotnik.

El juego está dividido en 6 mundos, con zonas más extensas que otras, bastante diferenciadas entre sí.

El primer mundo, a modo de introducción del juego nos recordará a las zonas de bosque típicas de los Sonic anteriores. Muchas zonas de Sonic 3 evocan recuerdos y paralelismos con otras zonas de los anteriores Sonic.

A mi por ejemplo la zona de Marble Garden me evoca recuerdos al segundo mundo de Sonic 1, comparten incluso nombre.

Luego tenemos también la típica zona con agua, la Hydrocity, que no puede faltar en ningún Sonic, y la zona de Carnival Night recuerda Spring Yard Zone del primer Sonic.

La fase que le veo más original a este Sonic 3 es la Ice cap zone, que era la típica fase de hielo que casi todo buen plataformas de la época debía tener. Me encanta por cierto la canción de este fase, es sencillamente brutal:



Sin duda una de mis zonas del juego favoritas sino la que más.

En cuanto a la jugabilidad, nada que objetar, sigue la línea de los anteriores Sonic pero extendiendo mapeados, algunos se me hacen muy muy largos como los de la Carnival Night Zone, a mi gusto demasiado extensos, para pasar luego a Ice Cap que vuelve a tener una extensión más corta.

El que haya zonas más extensas que otras sin guardar relación alguna es algo a destacar; Marble Garden y Carnival Night son zonas bastante extensas si las comparamos con otras.

Esta extensión general de las fases solo insta a explorarlo si buscamos todos los bonus de gema para completar el juego al cien por cien.

Aquí las fases de bonus para las gemas se esconden dentro de un anillo gigante que hay que encontrar, ocultos en cada fase.

A medida que avanzamos el juego las fases de bonus se vuelven más complicadas.

Como siempre, las fases de bonus de las gemas son un elemento clave del juego sobre todo a nivel técnico ya que Sega siempre tiraba de la espectacularidad técnica, como las fases de carreras en el Sonic 2.

En Sonic 3 también tenemos una carrera con el personaje que ha de ir avanzando dentro de una esfera donde hay rebotadores, y bolas rojas y azules. Hay que ir tocando todas las bolas azules sin tocar ni una roja para conseguir la preciada gema, y cuanto más rato tardéis más rápido avanza el personaje.


Completar el juego al cien por cien con todas las gemas os llevará cierto tiempo, lo bueno es que el juego graba partida y podéis completar las gemas más adelante incluso si no habéis podido sacarlas a la primera.

Por lo que el juego da elementos rejugables y eso también es un punto a favor.

Hay otra leyenda que envuelve este juego, y es la participación del mismísimo Michael Jackson en la composición de parte de su banda sonora.

Michael Jackson era fan de Sonic y le encantaban los videojuegos. Se ve que colaboró y está confirmado, después de años de leyenda urbana, lo que en la época no ponían los nombres reales en los créditos y por algún motivo tampoco quisieron hacerlo público. Es una historia fascinante y podéis buscarla por google.

Aquí hay un vídeo que superpone canciones de Michael Jackson para que veáis la similitud:


Como título cúlmen de la saga clásica de Sonic en megadrive, el juego se llevó excelentes puntuaciones de las revistas de la época. Hobby consolas si no recuerdo mal le puso un 94.

Mi puntuación del 1 al 10 es un 8,5

Es un juego indispensable para la megadrive, pero sería sobresaliente si hubiera algo más de balance en las diferentes zonas, ya que algunas se hacen muy ligeras y dinámicas pero otras se pueden hacer algo pesadas, sobre todo algunas por en enorme extensión y se hace algo repetitivo.

Un último apunte es que el juego era tan extenso que no pudo ser embutido todo en un único cartucho y de allí que Sega hiciera el Sonic & Knuckles, el cual permitía conectar el Sonic 3 y jugarlo con el personaje Knuckles y ampliar nuevas zonas...

En definitiva, un juego que debéis tener en vuestra colección.

Un saludo!