domingo, 31 de enero de 2016

Análisis Freshly-Picked Tingle's Rosy Rupeeland


Muy buenas, hoy quería daros un análisis personal del Freshly-Picked Tingle's Rosy Rupeeland, abreviado como Tingle, para la consola Nintendo DS.

Sí, un análisis de un juego para una consola "relativamente" moderna como la portátil Nintendo DS.

La Nintendo DS tiene mucha joya 2D, mucho juego con regusto old-school, y un juego bastante desconocido pero genial en mi opinión, es el Tingle.

Si os gusta Zelda, os gustará Tingle.

Tingle es un personaje que o se odia o se ama, va por extremos, es bastante odiado en general pero en japón tiene tirón y como tal Nintendo hizo este juego de corte RPG aventurero y de exploración.

Tingle aparece por primera vez en el Zelda Majora's Mask de Nintendo 64 como personaje secundario que ayuda a Link en su aventura y se enfoca como personaje "friki" sórdido típico del universo de Nintendo, personaje excéntrico de corte cómico.

Este juego de Tingle salió en japón y en europa, no salió en el mercado americano ya que allí el odio hacia este personaje es tan alto que decidieron no arriesgar a sacarlo por esos lares.

Centrándonos en el juego en sí, es una maravilla, muy muy divertido, desafiante, con muchos secretos y sobre todo, con un toque de humor muy único, un humor exagerado, con situaciones llevadas al límite, sobreexplotando la vertiente "freak" del protagonista, vanidoso, con ansias de poder, seducido por un personaje que le promete todo el oro del mundo, en este caso las famosas rupias del universo Zelda, donde en Tingle es la moneda que has de ir recolectando para ir haciendo crecer la torre lo más alto posible y así ir desbloqueando las distintas áreas/mapas del juego.


El juego tiene una zona central, el pueblo, donde se negocia con los lugareños, gente extraña y particular.

Todo el juego está envuelto en este aire de personajes excéntricos, situaciones hilariantes, que lo hacen tan tan especial.

Es un juego donde se mueve la avaricia hacia el dinero y todo se ha de negociar y se avanza a base de saber sobornar y valorar económicamente toda acción con los lugareños, hay que aprender a negociar, el negociar es básico en este juego.

Tenemos tres bastos continentes para explorar y recorrer las distintas mazmorras donde encontraremos grandes tesoros y jefes los cuales nos darán gran cantidad de rupias para ir tirándolas al pozo donde se irá alzando la torre cada vez más alta hasta llegar a Rupilandia, la tierra prometida a nuestro protagonista.



No dudéis en haceros con el juego, o al menos, probarlo.

Y encima, aquí salió traducido al castellano.

Un saludo!