El valor del coleccionismo retro hace más de 10 años


Hoy hablamos de una reflexión acerca de cómo ha cambiado el coleccionismo retro y la forma de entenderlo en su globalidad en la última década.
Esta reflexión es personal y la basada en mi experiencia personal.
A día de hoy, entendemos el coleccionismo de consolas y videojuegos clásicos como productos descatalogados a los cuales se les da un valor de mercado, mayor o menor según demanda, edición, estado, región, sistema, etc.
Hay muchas variables las cuales determinan el valor final del mercado de dichos productos, a día de hoy discontinuados y envueltos en una fiebre de nuevos coleccionistas sumados al carro en los últimos años, gente que hay querido volver a tener sus juegos de la infancia, gente que quiere comprar juegos antiguos de sus sagas favoritas, y un largo etcétera de motivos personales e indiviales de cada persona.
Está claro que es un tema difícil de valorar porque hay demasiados factores que condicionan el mercado, pero aún así hay unos baremos estándar y unos picos de precios aproximados, y en cierto modo el mercado actualmente ya tiene unas bases asentadas en años de transacciones y de compra-ventas entre particulares, tiendas, etc que conforman un precio aproximado a dichos artículos.

Pero, qué pasa si nos transladamos hace 10-15 años atrás? veámoslo.

Antiguamente, por llamarlo de alguna manera porque hace 10 años tampoco es que nos vayamos al pleistoceno, no existían estas bases tan arreladas en el mercado. El mercado era mucho más abierto, lo cual fomentaba que hubiera muchísimo stock de retro con tasaciones muy dispares.
Obviamente, el stock de retro de hace una década era muchísimo mayor; aún mucha gente guardaba en sus cuartos juegos de cuando eran pequeños, las tiendas de segunda mano aún recibían grandes cantidades de juegos retro, el cual vendían a precios muy bajos, etc.
Al no haberse profesionalizado el sector a niveles como los de hoy día, el precio no estaba estandarizado, gracias a una falta de conocimiento a veces total por parte del vendedor. Esto es, que una persona podía venderte juegos completos de SNES, NES, Megadrive, o cualquier sistema por, literalmente, unos pocos euros, pensando que se estaba sacando un dinero extra ya que esos juegos en ese momento bajo esas circunstáncias, no valían más que esos pocos euros.
Eso sucedía entre particulares por foros, webs online de videojuegos, páginas de compra-venta tipo mil anuncios, e incluso, ebay, plataforma reina en ese momento para la compra de videojuegos retro.
Ebay era el espejo donde mirar, y aún se trabajaba básicamente con un sistema de venta: la subasta.
La subasta de artículos, a día de hoy a no ser que alguien ponga un juego muy especial y raro, no la usa nadie para artículos comunes o de menor interés. Ya todo el mundo salvo excepciones pone precio fijo. Eso no beneficia que el mercado se regule ya que de base se ponen unos precios por lo general altos, inflados, no reales, para sacar más dinero del que en principio valdría dicho artículo. Más beneficio. Especulación; básicamente.
Con las subastas NO se puede especular un precio, es el precio final que quieran pagar los interesados en la puja el que determinará el valor del artículo, sea en ese momento un precio final muy alto o muy bajo.

El problema, es que los vendedores tomaron con referencia SIEMPRE los precios acabados en subasta MAS ALTOS, jamás los más bajos. 

De ahí que luego se pasaran a fijar esos precios que, de forma puntual acabaron en esos precios, como precios "fijos" para imposicionarlos a beneficio propio y especular más.

Un ejemplo: un juego acaba en subasta a 100€ porque en ese momento habían dos coleccionistas pujando, entre ellos se picaro, lo querían a muerte los dos, y el precio subió artificialmente más de la cuenta por ese interés generado por el pique entre pujadores.
Luego, otra unidad de ese juego, en otra puja otro día, no pujó nadie, y en el último momento un comprador puso una cifra ridícula y al no haber pujadores, ganó el mismo juego por 10€.
Bien; con qué precio creéis que se quedaría la gente que quisiera tasar el mismo juego en un futuro? Con los 100€, o los 10€ de mierda? BINGO! lo habéis hacertado! con los 100€ por supuesto. Los 10€ de mierda, literalmente, no interesan a nadie verdad???

Y así empezó la rueda de la fortuna para algunos. Comprando material por dos duros a la gente que aún no conocía los precios de dichos artículos, adquiriendo muchísimo pero muchísimo stock para acumular, de tiendas de barrio que cerraban, de locales, distribuidoras, tiendas de segunda mano, etc para ir dosificando progresivamente dicho material para irlo vendiendo más caro año tras año.

Un caso aparte para hablar es el tema de los rastros. yo compraba juegos literalmente a EURO, sí, a EURO. Pagar por un juego completo de NES más de 3€, en esa época, era CARO, nadie pagaría 10€ por un juego completo en un rastro, porque nadie le daba ese valor. nadie. al rastro se iba a comprar a euro, y punto pelota.
 Lotes y lotes de juegos completos a euro cada juego. 10 juegos de NES completos de golpe, juegos de megadrive, SNES, etc daba igual el sistema. daba igual la hora que fueras al mercadillo. siempre había un montoncito con juegos retro. siempre. y nadie se los llevaba.
Y nadie distinguía entre un Sonic 1 o un The Punisher de megadrive. Ahí en ese montoncito de juegos, podía haber cualquier cosa.
A día de hoy, eso también ha pasado a la historia. Porqué? muy fácil. por los compradores. que muchas veces son gilipollas.
Y es que más de un tonto le decía al vendedor a la cara: "qué barato amigo!" y el vendedor al siguiente tonto en lugar de 1€ le pedía 3€ y el tontaina le pagaba los 3€ a gusto. y al siguiente, 5€ y el tonto los pagaba. y al próximo, 10€ y el tonto de turno, a pagarlo con gusto.
Por lo que el vendedor del rastro al final veía como le venían algunos compradores y pagaban sin rechistar cada vez más, y ya lo de pedir 1€ por juego pasó, literalmente, a la puta historia.

mercadillo
Igual las tiendas de segunda mano; muchas tiendas en esa época de crisis abrieron y se llenaron de material retro el cual, como no tenían ni puta idea, lo vendían regalado. menudos chollos sacaba de algunas tiendas de segunda mano tipo cash converters. Juegos de NES, SNES, a menos de 10€ completos, y un largo etcétera. eran una auténtica mina de oro; hasta que.... SORPRESA, pasó la misma mierda que en los rastros: empezaron a comprar los típicos que compraban retro aunque les pidieran el triple pasando por el aro y soltando la pasta gustosamente, haciendo que los dueños de las tiendas dejaran de vender a 10€ cuando el comprador de turno les soltaba 50.

Si es que al final,  hemos sido nosotros mismos, los que nos movemos en el mundillo, los que literalmente hemos fomentado la especulación y que subieran de precio muchos artículos por fijar nosotros mismos, de forma directa e indirecta, los precios que se han ido pagando por dichos artículos.